Usar tecnologías para hacer los deberes. ¿Trampas o competencia digital?


Como todos los fines de semana me dispuse a ayudar a mi peque de 4 años a hacer sus deberes de fin de semana. Cada viernes trae una mochila con un cuento y una ficha. Después de leer el cuento, más bien después de escucharlo, debe rellenar la ficha escribiendo su nombre, el título, una valoración del cuento (me gustó mucho, poco o nada) y hacer un dibujo alusivo a la historia.
Las primeras semanas le hacía ilusión hacer esta tarea, pero con el paso del tiempo esta actividad se ha ido convirtiendo el algo bastante aburrido y poco motivante para ella. 
Para intentar que cogiera la realización de la tarea con más ilusión se me ocurrió incluír el uso de la app Masterpiece de osmo en la realización del trabajo.
Al introducir el uso del dispositivo móvil su actitud a hacia la tarea cambió drásticamente.
Usando el dispositivo móvil le hizo la foto a la página que quería reproducir, copió el dibujo y lo coloreó. Este fue el resultado final.

Como ella sabía que al acabar iba a ver un vídeo del proceso de realización del dibujo sus ganas de acabarlo eran muchas. Ese feedback inmediato le ayudaba a olvidar lo tedioso que era para ella colorear.
Una vez acabada el trabajo se me plantea una duda. Al de introducir el uso de tecnología en una actividad que en su planteamiento inicial no la contempla: ¿Estoy ayudando a mi peque a desarrollar la competencia digital, o le estoy ayudando a hacer trampas en la realización de sus deberes?
Yo voto por la primera claramente, pero no se si profesora opinará lo mismo.

Comentarios